La temperatura en nuestro terrario

¿Es importante la temperatura de mi terrario?

Si eres novato en el tema de los terrarios seguro que te has hecho esa pregunta. La respuesta es clara, sí, es importantísima.

Los reptiles, anfibios, arácnidos u otros artropodos, que son los animales que mantenemos en terrarios, son animales «de sangre fría» y esto significa que necesitan controlar su temperatura corporal acercándose o alejándose de fuentes de calor según les indique su instinto. Por esta razón dependen de fuentes de calor externas como pueden ser el sol, rocas o el suelo caliente.

El calor es importantísimo para estos animales y no proporcionarles fuentes de calor puede ser fatal, puesto que el calor hace que aumente el flujo sanguíneo y se ponga en funcionamiento el aparato digestivo para procesar los alimentos. Por lo tanto al no proporcionar calor o una temperatura adecuada el animal puede alimentarse mal o simplemente dejar de alimentarse.  Si proporcionamos una temperatura adecuada, nuestras mascotas se mostrarán más activas y no tendrán problemas alimenticios.

Lo primero que debemos tener en cuenta es dónde vamos a colocar nuestro terrario. Debemos evitar zonas cercanas a radiadores o la luz solar que entre por la ventana. Estos elementos pueden elevar la temperatura del terrario sin ningún tipo de control, transformando nuestro terrario en una trampa mortal.

La temperatura del ambiente también puede afectar a la temperatura del terrario

Debemos tener en cuenta que en verano la temperatura puede elevarse por encima de lo deseado si no tenemos un aire acondicionado en la habitación. Al igual que en invierno la temperatura del terrario puede bajar demasiado. Siempre debemos comntrolar la temperatura a la que esta nuestro terrario para no tener problemas con sus habitantes.

A la hora de seleccionar qué animal meteremos en nuestro terrario debemos tener en cuenta los factores que hemos mencionado antes, ya que no todos soportan igual el calor. Tenemos que tener en cuenta que es muy fácil elevar la temperatura de un terrario en una habitación o zona fría, pero es muy difícil bajar la temperatura del terrario en zonas calurosas.


Es de vital importancia proporcionar una parte cálida y otra fresca dentro del terrario para que sus habitantes puedan ir de una parte a otra para lograr así su termorregulación.

El tamaño del terrario y la potencia de la fuente de calor están relacionados para que pueda producirse el cambio de temperatura que mencionamos antes. La temperatura en la parte que hemos denominado como cálida, debe ser entre 2ºC y 5ºC mayor que en la parte fresca, dependiendo evidentemente del animal que acojamos.

En la parte fresca podemos colocar escondites como troncos o cuevas para que los animales se refugien y en la parte central del terrario donde hay una temperatura intermedia, debemos colocar recipientes con agua a modo de bañeras para que la temperatura ambiente y la del agua no sea muy diferente y no cause problemas de salud a nuestras mascotas.

Si observamos que el animal no se mueve de la fuente de calor, es probable que la temperatura ambiente del terrario sea algo baja. Probaremos a subirla un poco y seguramente nuestra mascota ya se muestre más activa.

Lo ideal es controlar la temperatura del terrario tal y como sería en la naturaleza, donde en invieno es menor y en verano mayor, por tanto para simular este fenómeno y que los animales se encuentren más agusto podemos disminuir un par de grados la temperatura en los meses más fríos.

Por lo tanto después de seguir estos consejos respondemos a la pregunta inicial con una respuesta clara, la temperatura en nuestro terrario es importantísima para que sus habitantes se encuentren cómodos y sanos.