Consejos para controlar y frenar la caída del pelo del gato

La caída del pelo del gato es algo que preocupa bastante a las personas que tienen estos animales como mascota ya que un pelo fuerte y sano es reflejo de una buena salud.
Es normal que nos preocupemos si vemos que en el pelaje de nuestro gato comienzan a aparecer calvas o notamos que se le cae más cantidad de pelo, pero no debemos alarmarnos.

Este tipo de problemas suelen ser causados en su mayoría por ácaros, pulgas, hongos, intoxicaciones, quemaduras o incluso problemas hormonales o tumores malignos.
Algunos malos hábitos, como por ejemplo utilizar champús para humanos en gatos, también pueden provocar una mayor caída del pelo, provocado por algún tipo de alergia a este champú. Siempre debemos utilizar para el baño un champú adecuado para gatos, estos champús podemos encontrarlos en establecimientos especializados.






¿No sabías que puedes bañar a tu gato? Puedes aprender a hacerlo en el artículo sobre cómo bañar a tu gato.

No debemos asustarnos tan facilmente, puesto que la caída del pelo puede ser provocada también por alguna situación de estrés, como por ejemplo un cambio de domicilio o la entrada en casa de una nueva mascota
También es normal que al igual que en los humanos, a medida que nuestro gato se hace mayor, pierde mayor cantidad de pelo.
El mejor indicador de la salud de nuestro gato es su pelo, por eso siempre debemos mantenerlo brillante. ¿No sabes cómo hacerlo? Echa un vistazo al artículo sobre cómo mantener brillante el pelo de nuestro gato.

Para detectar estos problemas de caídas del pelo, el mejor consejo que podemos seguir es cepillar a nuestro gato al menos una vez por semana, de esta forma conseguiremos dos cosas. Primero reduciremos el pelo suelto por la casa y segundo y más importante, también reduciremos la cantidad de pelo que se trague y por lo tanto, las bolas de pelo.

Para terminar, como siempre, recomendamos que si después de cepillar a nuestro gato con cierta frecuencia, sigue perdiendo pelo en grandes cantidades, visita a tu veterinario, allí te dirán con seguridad cual es el problema que padece tu mascota.

Imagen de la galería de flickr de Verónica Rodríguez