¿Cómo puedo evitar que mi cobaya sufra un golpe de calor?

como-puedo-evitar-que-mi-cobaya-sufra-un-golpe-de-calor-hobby-mascotas

Las cobayas son roedores sensibles. No podemos enfriarlos porque pueden resfriarse fácilmente, pero tampoco pueden calentarse demasiado porque pueden sufrir un golpe de calor. La prevención del golpe de calor en las cobayas es fácil, pero también es importante reconocer los síntomas en caso de que ocurra un accidente y su roedor pase demasiado tiempo bajo el sol.

 

¿Qué es un golpe de calor?

El golpe de calor ocurre cuando se pasa demasiado tiempo expuesto a altas temperaturas. La temperatura corporal de una cobaya aumentará a niveles más altos que lo normal (39 grados) y nuestra mascota perderá fluidos y se deshidratará debido al calor. Si la temperatura continúa aumentando y la deshidratación no se corrige, es probable que nuestra cobaya sufra un golpe de calor.

 

Síntomas del golpe de calor

La temperatura corporal de más de 39 o 40 grados puede ser muy peligrosa.

Deshidratación: Los signos pueden ser el estiramiento de la piel (tire suavemente de la piel por encima de los omóplatos para ver si queda una «carpa» o si vuelve a la normalidad), encías pegajosas y disminución de la producción de orina.

Respiración rápida: los signos son respiración con la boca abierta, aumento de la frecuencia respiratoria y jadeo.

Letargo.

Acostado de lado.

Puede provocar convulsiones, coma o lo que es peor… La muerte de nuestro roedor.




¿Qué debo hacer si creo que mi cobaya está sufriendo un golpe de calor?

Lo primero que debemos hacer es enfriar a nuestra mascota, llevarlo a casa con aire acondicionado y fuera del sol. Ponerlo en un baño de agua fría es útil si no lo estresamos demasiado, de lo contrario, rocíelo con agua fría o póngalo en una toalla empapada en agua fría. Debemos ofrecerle un poco de agua fría para que beba o ayudarnos con una jeringuilla. Si nuestra cobaya está muy débil, tiene convulsiones o no responde, llame a su veterinario inmediatamente y llévelo a la clínica.

 

¿Qué hará el veterinario?

Dependiendo de los síntomas que muestre tu mascota, tu veterinario enfriará a tu cobaya, posiblemente lo colocará en un tanque de oxígeno, le administrará líquidos subcutáneos o intravenosos, le dará una comida con alto contenido calórico o agua y posiblemente le administre dextrosa o medicamentos.

Las cobayas que se presentan con un golpe de calor están deshidratadas, son débiles y no se sienten bien, por lo que requieren atención inmediata y deben enfriarse para evitar que las convulsiones empeoren los efectos del calor.

 

¿Cómo se puede prevenir el golpe de calor en una cobaya?

Si planeas llevar tu mascota contigo fuera en un día cálido, asegúrate de mantenerlo alejado del sol y limita su exposición al calor. Si la temperatura es de más de 26 grados, probablemente debería mantenerlo dentro, incluso si planeaba tenerlo a la sombra.

Mientras nuestro roedor está jugando a la sombra en la hierba, asegúrese de que tenga suficiente agua para beber y verduras de hojas oscuras para masticar. Esto lo mantendrá hidratado y feliz a la sombra. ¡Es así de fácil prevenir el golpe de calor en el exterior!

Si tenemos que llevar a nuestra cobaya en coche, debemos asegurarnos de no dejarlo en un automóvil sin el aire acondicionado encendido. Los coches se calentarán muy rápidamente, incluso con las ventanillas bajadas.

En casa, la cobaya puede sufrir un golpe de calor si la temperatura es superior a 26 grados y no hay buena circulación de aire, o si su instalación está frente a una ventana.

 

Asegúrate de que tu mascota se mantenga fresca durante todo el año, en interiores y al aire libre, ¡De esta forma evitaremos un golpe de calor!

 

Imagen de la galería de Flickr de Dave Catchpole